José Bolívar (yfm) Como todos lo conocen, esta disciplina deportiva entra dentro de las artes marciales de origen oriental, específicamente proveniente de Japón, caracterizado por el uso de golpes secos en combate, realizados con el borde de la palma, el puño, con los codos y con los pies. Como lo son en su mayoría, las artes marciales, esta se fundamenta sobre la base de una filosofía: el equilibrio exacto del ser humano sobre todo lo que involucra a su vida diaria.
Su nombre, proviene de un término en japonés que a la traducción se entiende como “mano vacía” y es que precisamente, este arte se centra más que todo en los golpes de manos y pies descalzos, como mecanismo de autodefensa, que en la aprehensión de técnicas para el combate entre luchadores.
El Karate se practica sin armas, enfocando toda la esencia de su enseñanza en tres elementos claves; estos son la velocidad aplicada al momento de exponer los golpes; el cuidado de la técnica estudiada, muy a pesar de que se considera que existen más de 40 estilos reconocidos; y por último, de vital importancia, la fuerza con que se trabaja cada uno de los golpes.
Este ejercicio es de por sí, de gran exigencia física; además de ser bastante completo tanto para los hombres para las mujeres, gracias a que permite estimular el funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo, desarrollando las facultades físicas y mentales para alcanzar ese equilibrio personal, al tiempo que favorece a la comprensión, el respeto mutuo y el respeto individual, por lo que no es poco común ver a tantos niños que son iniciados en este deporte por sus padres.
HISTORIA
Ya hemos dicho que nace en Japón como concepción de un estilo de llevar la vida, mediante el estudio y práctica de técnicas de autodefensa y ejercicios para lograr el conocimiento de propio cuerpo y la estabilidad física y mental. Pero… ¿cuándo y por qué? Sobre esto, se dice que las artes marciales provienen de la cultura China y que a su vez, estas enseñanzas parten de la cultura India.
Grandes maestros del budismo viajaron a China hace muchos siglos atrás, en donde se dan a la tarea de enseñar las prácticas del Budismo Zen, basados en el sistema de pelea, diseñados desde entonces con el propósito de fortalecer no solo el alma, sino también la mente y el cuerpo; mismos ejercicios fueron tomados para darse las artes marciales chinas.
A los monjes en china “Shaolin”, luego se les reconoció por ser muy buenos peleadores de su país, dando a conocer su método como “Shorinji Kempo”, y durante los recorridos para continuar enseñando lo que sabían y profesar el budismo, fueron influenciados así como también influyeron en distintas formas de pelear. Ya para finales del siglo XII, el budismo zen llega a Japón para hacer la religión de la clase samurái, influyendo desde entonces en todas las artes marciales japonesas, entre estas el Kárate.
Luego de fuertes suceso sociales producto de las ordenanzas imperiales en esta localidad, los maestros más dedicados a conservar la naturaleza de sus raíces, viaja enseñando en cada rincón el arte de estas peleas. Al llegar a la isla de Okinawa en Japón desarrollan un nuevo mecanismo. El nombre genérico que se les dio a las artes de lucha fue “Te”, que significa “mano”. Pero no es hasta 1905 que recibe el nombre de “Karate”.
EL KARATE MODERNO
En 1902, un comisionado en materia de educación de Okinawa, oficializó luego de una recomendación, que el Karate fuera incluido en el método de enseñanza, dando pie a la popularización de este deporte-.
Pero quien es considerado el padre de estas artes marciales es Gichin Funakoshi por ser el colaborador más relevante en la enseñanza de esta disciplina en las distintas escuelas públicas de Japón, abriendo paso al karante como una actividad recurrente y buscada por los jóvenes.
En 1906 es la primera vez que Funakoshi se exhibe de manera pública y para el año1913 realiza una demostración con 25 de los mejores hombres para entonces. En 1949, Gichin Funakoshi fue nombrado primer instructor jefe de Japan Karate Association (JKA), A partir de la conformación de este programa se envían instructores alrededor del mundo que fueron recibidos tiempo antes para ser formados bajo esta metodología, y luego pasan a extender el Karate-Do de la JKA, conocido como Shotokan, en otros continentes.

¨yfmradio.net¨